CWCH ALBATROS 6 vs CW MÁLAGA 7 AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS CON FINAL FELIZ

unnamed

Al borde del precipicio y de un ataque de nervios estuvieron las chicas del CWCH Albatros durante los treinta y dos minutos del partido de vuelta de la semifinal por el título liguero,  que además daba el billete para el Campeonato de Segunda Nacional y que finalmente consiguieron gracias a la renta de cuatro goles conseguida en la ida en INACUA, y no sin sufrir lo indecible ante un rival el Málaga, que como estaba previsto se lo puso muy difícil, pero no imposible.
La grandeza y la paradoja de este impredicible deporte hizo que el mayor enemigo de las chiclaneras fuera el resultado del partido de ida, y no fue por relajación, la impaciencia y la ansiedad de oir la campana del último minuto, convirtieron a los treinta y uno anteriores en un auténtico suplicio, donde sólo se salvó el sistema defensivo,  con un festival de desasieretos y mala suerte en ataque, que dieron alas a su rival  que no dudó ni un instante en dar la vuelta a la eliminatoria.
Así con el reparto de guiones cambiado las malagueñas acertaron en sus dos primeros tiros, 0 a 2, comiéndose en los dos primeros minutos de partido la mitad de la renta de la que disponía el Albatros, apropiándose para sí del aplomo del que debían haber tirado las chiclaneras, que por el contrario  y una vez remontado el traspiés inicial con un 3 a 0 de parcial, con goles de Eva y Ana Núñez en el primer cuarto e Izalla en el segundo ,  siguieron con la inercia del que tiene que remontar , papel que se les suponía a las malagueñas y que no supieron cambiar en todo el partido, aflorando todos los defectos de un equipo inexperto en estas lides. Todos salvo la lucha y la briega sin hacer desmerecer en ningún momento su sobrenombre de jabatas,  que fueron las que las salvaron, junto con la inestimable ayuda de la marea azul, que abarrotó las gradas del Supera para tan importante cita, y que las mantuvieron a flote evitando el naufragio, con un Del Valle al frente de la nave, que la dirigió con maestría, cortando el partido en los momentos más delicados,  pidiendo los tiempos muertos en los momentos más oportunos. Así llegamos al descanso con un 3 a 2 a favor, más cinco en la eliminatoria, algo que por más que se les insistía  eran incapaces de metabolizar, traduciéndose la mayor diferencia de la eliminatoria en mayor precipitación si cabe.  Tras la ”terapia de grupo” del descanso el equipo salta con dos indicaciones para rentabilizar la diferencia de cinco goles, si no podemos marcar, que no nos marquen, y agotar en ataque las posesión del balón al máximo, siendo el tercero el cuarto más tranquilo, con uno a uno de parcial, llegando el 4 a 3 de la mano de Lucía Sigüenza en el último ataque chiclanero, con el consiguiente subidón de adrenalina y alegría en la grada a la que se le iba soltando el nudo en la garganta. Pero aun quedaba lo peor. De nuevo cinco goles de diferencia en la eliminatoria y ocho minutos por delante que parecieron ochenta. Con un equipo que estuvo físicamente en el agua pero no mentalmente, las malagueñas tocan arrebato para el arreón final, y con un penalty y dos golazos desde siete metros, pasan de uno abajo a dos arriba, con cinco minutos por delante y a dos goles de igualar la eliminatoria. Con el equipo en estado de Shock y El Supera convertido en la ”Habitación del Pánico” llega quizas la jugada clave del partido, y quizas también  de la eliminatoria, un paradón a bocajarro de Celia González a la mejor de las malagueñas, Paloma Gandarias autora de tres goles pero no del cuarto, que bien pudo cambiar el sino de la eliminatoria. Tras la parada el equipo reacciona, de nuevo tiempo muerto milagroso de Del Valle, para aprovechar una superioridad numérica, que aunque no sirvió para materializarla en gol si sirvió al menos para tranquilizar al equipo. El tiempo va pasando, en este caso a favor del Albatros, siendo su rival a la que le entran las prisas, con una suseción de desasiertos en ambos bandos, hasta que Miriam Mesa da algo de tranquilidad al conseguir el 5 a 6, y tres minutos por delante. Aun así y siendo ya matemáticamente imposible la remontada malacitana estas no cejaron en su empeño, sobre todo viendo al manojo de nervios que tenía en frente, consiguiendo el 5 a 7  y  dando todavía un poco más de agonía al final del partido. Con toda la piscina preguntando la hora, y las catorce jugadoras en el agua más pendientes del reloj, que no hay, que del balón, van pasando los segundos, hasta que por fin suena la campana del último minuto, que suena a campana de gloria, el balón quema en las manos y aun así le llega a Cristina López, que desde la posición de bolla y a falta de diez segundos coloca el definitivo 6 a7. Justa y merecida victoria para las malagueñas, y justo pase de las chiclaneras a la final que fueron superiores en el cómputo de la eliminatoria. Las protagonistas de este agónico partido pero con final feliz, fueron: María Sigüenza y Celia González bajo palos junto a Lucía Braza, Lucía Sigüenza (1), Marta Cianca, Eva Almozara (1), Ana Núñez (1), Miriam Mesa (1), Esperanza García, María Brenes, Celia Calderón, Izalla Verdugo (1), y Cristina López (1).  Próxima cita con la Historia, Sábado 23 a las 14.45, partido de ida de la gran final por el Campeonato de Andalucía ante el CW Dos Hermanas, con mucho que ganar y poco que perder. Enhorabuena chicas. AJSMFoto: Toñi Márquez.